Mataró, sobresaliente en eficiencia en el alumbrado público

La gestión eficiente de los servicios básicos que deben prestar las administraciones públicas se convierte, en momentos de crisis como los actuales, en un elemento esencial para la disminución de la deuda pública y la recuperación económica.

Justo en este contexto, un estudio de la Diputación de Barcelona, hecho público a finales del 2012, considera el alumbrado público de Mataró como el más eficiente entre 18 municipios catalanes. Entre las localidades objeto de estudio se encuentran algunas de las más grandes de la provincia de Barcelona, como Badalona, Terrassa, Sabadell, Santa Coloma de Gramenet, Sant Cugat del Vallès, Manresa o Granollers, y también otras ciudades importantes como Reus (Tarragona).
 
El análisis corresponde a los denominados Círculos de comparación intermunicipal, un foro de encuentro entre técnicos de la administración que la Diputación de Barcelona organiza anualmente.
Esta herramienta de apoyo a la gestión de los servicios que prestan los municipios compara un conjunto de indicadores de los municipios que participan. Uno de los ámbitos que trabajan es el del alumbrado público.

Tanto en el 2011 como en el 2012, Mataró fue la ciudad con mejor puntuación en cuanto a la tecnología y la gestión eficiente de las instalaciones de alumbrado.

Sistemas de regulación y led

Mataró dispone de sistemas de regulación en un 96,94% de las bombillas de la ciudad, que permiten adecuar el consumo a la intensidad de luz en las horas de menor uso de la vía pública. Este porcentaje está muy por encima de la media de los municipios participantes en el estudio, que se sitúa en el 62%. Con los sistemas de regulación la intensidad de las bombillas se reduce un 30% de media, lo que implica un ahorro energético y económico.

La capital del Maresme tiene también el porcentaje de lámparas con tecnología Led más alto, un 8’28%, cuando la media de los 18 municipios es sólo del 1,84%. Ya son más de 1.000 los puntos de luz con tecnología Led, de un total de 16.500 que hay en la ciudad. Sólo en el último año se han sustituido 400.

Mejorar el servicio, reducir costes
 
La aplicación de nuevas tecnologías, sumada a una gestión eficiente se traducen en un mejor servicio y una disminución de los costes. El Ayuntamiento de Mataró sólo destina al alumbrado público el 1,9% del gasto corriente, y el coste anual por ciudadano es de 13,8€. Estos valores son los más pequeños entre todas las ciudades que han participado en el estudio de la Diputación de Barcelona, únicamente superados por Santa Coloma de Gramenet. Esta ciudad, sin embargo, tiene una densidad de habitantes superior al doble de Mataró y, por lo tanto, su alumbrado público tiene menos de la mitad de bombillas por ciudadano.

El coste del mantenimiento por farola o punto de luz también está un 15% por debajo de la media, sólo superado por municipios pequeños o con niveles de servicio muy inferiores.

Una prueba más de que el alumbrado público de la ciudad es cada vez más eficiente son los datos que recoge una comparativa interna del Servicio de Espacios Públicos del Ayuntamiento de Mataró. La red de alumbrado creció un 61% entre los años 1998 y 2009 para dar servicio a las nuevas zonas urbanizadas, mientras que el consumo eléctrico sólo se incrementó un 13%.

Pioneros en telegestión
 
Los esfuerzos por conseguir la máxima eficiencia se iniciaron ya hace más de una década. En 1999 y 2004 se realizaron auditorias de la red de alumbrado, la primera sobre el estado de las instalaciones y la segunda energética. En ambos casos, los estudios fueron seguidos de la introducción de importantes mejoras e inversiones para optimizar el servicio.

Así, Mataró empezó a implantar la telegestión ya en el 2006. Un año más tarde esta tecnología se había implantado en todos los cuadros de alumbrado de la ciudad. También se llevó a cabo la actualización de potencias y tarifas y la preparación de los contadores para la liberalización del mercado que se produjo en 2007.

Al igual que con la telegestión, el municipio ha sido en los últimos años un laboratorio de pruebas para empresas del sector, que han experimentado con nueva tecnología para, por ejemplo, detectar y evitar robos de cable eléctrico, o controlar el consumo energético. También fue de los primeros municipios catalanes que instalaron lámparas con tecnología Led. De hecho, ya en el 2002 se colocó una primera lámpara de fabricación artesanal en lo alto de la escultura Laia l’Arquera, que preside una de las entradas al municipio.

Últimas mejoras

Durante el 2012, aprovechando las actuaciones propias de mantenimiento, se han realizado diferentes actuaciones de mejora de las instalaciones para seguir ganando en eficiencia. El coste de los trabajos (254.642€) ha sido ampliamente superado por el ahorro que generan: 263.000€ de ahorro en consumo eléctrico el año pasado.

Además, a raíz de estas actuaciones también se pudieron ahorrar 14.000€ por la reducción de la potencia contratada. Si a estas cantidades se suman los 37.511,49€ recibidos en subvenciones por ejecutar obras de ahorro energético, el saldo positivo neto después de efectuar los trabajos fue de 60.000€.

 
Comité Español de Iluminación