La Font Mágica de Montjuic

Reedición del artículo publicado en la revista Luces CEI 14 del mes de Octubre de 1999.
Este artículo fue el más votado por miembros de la Junta de Gobierno y del Comité Editorial entre todos los publicados desde la revista nº1 a la nº49.

Impresiona pensar en los millones de personas que han contemplado en vivo o en reproducción, la Font Mágica de Carlos Buigas desde la ya lejana fecha del 13 de mayo de 1929, en que se abrieron por primera vez las puertas de la Exposición Universal de Barcelona. Sin duda alguna, esta obra forma parte, por derecho propio, de los iconos que identifican Barcelona

Cuando ya estaban muy adelantados los trabajos para dicha Gran Exposición Universal de 1929, sus organizadores consideraron que faltaba "Alguna cosa” especial que la hiciera diferente. Fue entonces cuando Carlos Buigas presenta su proyecto para “una obra colosal, atrevida y costosa".

El día 18 de junio de 1928,Carlos Buigas expone delante del Comité Ejecutivo de la Exposición, 460 planos y 70 grandes dibujos en los que había dado vida a los sueños que su técnica era capaz de albergar. El proyecto sorprendió y encandiló hasta el punto de ser tachado de locura, por alguno de los asistentes.

En menos de un año, más de 3000 obreros convierten en realidad aquel sueño del joven Buigas, llenando de luz, agua y color la Gran Avenida que habia de ser la vía principal de la Exposición.

Buigas descubrió en este proyecto un nuevo arte, el de la Luz, es decir, no aplicar la luz solo para esquivar las tinieblas, sino para embellecerlas, y sobre todo, descubrió que la luz no debía alargarse, para que la mayor no hiciera sombra a las más pequeñas. Buigas ideó una Luz opaca e independiente, destinada a ser parte del todo sin disminuir lo inmediato.

De este modo nacieron para el deleite general, entre otras ya desaparecidas, las cuatro cascadas y el Gran Surtidor, Fuente Luminosa o “Font Mágica”, como en la actualidad se la conoce y que son las únicas grandes obras de agua, luz, y color que hoy perduran.

Desde su construcción, hasta nuestros días, la Fuente ha constituido un permanente atractivo tanto a nivel nacional como internacional, aún a pesar de que durante largos años, su funcionamiento se ha visto muy reducido a causa del progresivo deterioro de sus instalaciones, motivado por el lógico envejecimiento de todas y cada uno de sus sistemas de funcionamiento, con el paso de los años.

En distintas etapas se han desarrollado diferentes actuaciones en la Fuente como la que realizó el mismo Carlos Buigas en los años 1954-55, que consistieron en la reconstrucción de los elementos dañados o simplemente desaparecidos durante la guerra civil y posguerra, renovación de parte del cableado deteriorado o sustraído, la mejora de la gran hidráulica a partir del segundo nivel (sectores), que fue reforzada con una envolvente de hormigón armado, y la sustitución del sistema de accionamiento hidráulica de las válvulas, por otro nuevo electroneumátíco.

Una segunda actuación tuvo como horizonte los años setenta, durante los cuales se realizó la renovación de algunos elementos de control, de parte de la iluminación por reguladores electrónicos, y también el telecomando (pupitre) de control remoto por un nuevo sistema electro-mecánico con control analógico automático, mediante cinta magnética, y añadiéndole el sonido que, hoy en día constituye, junto con la mezcla de luz y los juegos de agua, un extraordinario atractivo. Todo ello fue realizado con tecnología de los años setenta, como hemos dicho y que hoy, dado el gran impulso que se ha producido en el campo de la electrónica, ha quedado sobrepasado por los nuevos sistemas de control que hoy son posibles.

Puede decirse con razón, que a partir de los Juegos Olímpicos de Barcelona celebrados en el año 1992, comenzó una nueva etapa para el Eje de María Cristina, considerando que este era el nexo natural de unión de la ciudad con la montaña de Montjuic, donde se habían establecido gran parte de las instalaciones olímpicas, y por supuesto, las más representativas con el estadio de Montjuic y el nuevo pabellón de deportes de Sant Jordi a la cabeza.

Con motivo de tal efemérides el Ayuntamiento decide restituir a este espacio urbano, que ya había traspasado con creces el umbral del más absoluto deterioro, parte del aspecto que un día tuvo, y que le hizo aparecer como uno de los más bellos enclaves del mundo.

Para ello se encarga a cada uno de los organismos competentes del consistorio la elaboración de los correspondientes proyectos que abarcaran cada una de las especialidades a restaurar, pavimentos, alumbrado, elementos artísticos, fuentes ornamentales etc. correspondiendo a la antigua Unidad Operativa de Aguas y Saneamiento, la restauración de las Cuatro Cascadas y la Font Mágica que en dicho año 1992 habían pasado a depender de esta Unidad Operativa. De otra parte, la Fuente Monumental de la PI. de España ya estaba siendo restaurada.

Con el horizonte de cuatro meses de tiempo para las Olimpiadas, la Unidad Operativa de Aguas y Saneamiento, acometió la tarea de ejecución de los proyectos de rehabilitación total de las cuatro cascadas, así como otro proyecto de acondicionamiento provisional de la Font Mágica, con vistas a su utilización durante el periodo olímpico.

Hemos de decir que era tal el deterioro de la mayor parte de los sistemas de funcionamiento de la Fuente, que el día de la inauguración de las ParaOlimpiadas no pudo funcionar debido a una rotura producida en uno de los pasamuros que comunicaba con el vaso central y que produjo una gran cantidad de entrada de agua, que hizo necesario el vaciado del lago principal.

No obstante, con grandes dificultades, amen de la extraordinaria dedicación del personal municipal que controlaba todo el Eje de María Cristina, el conjunto de sus fuentes funcionó muy satisfactoriamente, dando su espectáculo para regocijo de los cientos de miles de personas que pudieran disfrutar de tanta belleza.

Reparaciones en la Font Mágica

Antes de pasar a detallar las obras de rehabilitación que se llevaron a efecto en la Fuente con motivo de las Olimpíadas de Barcelona 92, permítasenos una breve descripción de sus principales características técnicas y estructurales, inconcebibles para la época en que fue creada.

Exteriormente la Fuente presenta una configuración de planta pseudo-elíptica  con  un eje mayor de 65 m y  un  eje  menor  de  59 m.

Puede considerarse dividida en dos partes, la interior, donde se encuentra la sala de máquinas, en un primer nivel, y las salas de maniobra, en un segundo y tercer nivel; y la parte exterior formada por tres lagos situados en niveles escalonados, y comunicados por vertederos de 1,50m y 1,85m de altura.

En los dos lagos centrales se encuentran los 19 juegos de agua de que dispone la Fuente propiamente dicha y en el lago inferior, que está encastrado en la misma tierra, pueden verse 20 pequeñas fuentes llamadas Periféricas que disponen de un sistema hidráulico que permite cinco juegos de agua diferentes, amen de un sistema de iluminación a base de los tres colores básicos, el rojo, el verde y el azul.

Como hemos dicho, el lago principal está construido en el mismo terreno, mientras que el intermedio y el superior, de 35 y 12m de diámetro respectivamente, cubren el espacio que hemos llamado de maniobra, donde se ubican las baterías de iluminación con sus prismas pentagonales que contienen los cinco colores de que dispone la Fuente, el blanco, amarillo, rojo, azul, y verde, que se asoman al exterior a través de 120 claraboyas rectangulares. En este recinto se encuentran las grandes tuberías de impulsión que trasladan los 2.925 litros que son capaces de poner en movimiento los cuatro grupos motobombas que surten de agua a los 19 juegos centrales, más un quinto grupo que abastece las 20 fuentes perífericas.

La sala central de máquinas se encuentra en el nivel 1, y tiene un diámetro de 10m su ubicación es el centro mismo del surtidor y comunica con el exterior a través de un túnel, por el que también se accede a las dependencias donde están situados los cuadros de maniobra.

Esta parte de la Fuente es una estructura de hormigón armado, que en aquella época supuso una novedad.

Entre los tres lagos de la Fuente totalizan un volumen de 3.100.000 litros de agua, correspondiendo 2.500.000 litros al vaso principal, 500.000 litros al lago central y 100.000 litros al lago superior.
Aún cuando todos los lagos contienen surtidores de agua en progresión, podemos considerar que el central es la fuerza, en virtud de los volúmenes de agua y la potencia de sus juegos; el medio es el soporte por la gran cantidad de juegos y toberas que contiene, y el inferior es la ornamentación, por la delicadeza y maravilla de sus fuentes periféricas.

Como hemos apuntado, la Fuente mueve 2.925 litros por segundo de agua, impulsados por cinco grupos moto-bombas de 265 CV, los cuatro primeros y de 125 el de las fuentes periféricas.

En total la Fuente dispone de 132 motores eléctricos, con una potencia de 1.567 CV, equivalentes a unos 1.153 KW. de potencia instalada, que accionan las bombas, prismas de iluminación, juegos móviles, y sistemas auxiliares.

La iluminación de la Fuente es uno de los sistemas más originales, y a nuestro juicio, más perfecto que uno se pueda imaginar, si consideramos lo que su autor perseguía con ello. Efectivamente la gama de colores no se limita a los cinco instalados en las caras de los prismas pentagonales, sino que cuando este va girando lentamente, se producen infinidad de tonalidades determinadas por la mayor o menor incidencia de un color sobre la pantalla de luces en cada momento. No sabemos si con esta explicación el lector habrá podido percatarse suficientemente de este fenómeno, pero sí podemos decir que mirar la Fuente cuando se esta produciendo el giro de los prismas pentagonales, resulta uno de los espectáculos más gratificantes para el ojo humano. Tales son la gran cantidad de gamas de color que se van produciendo.

Los juegos de agua están iluminados por 4.760 lámparas del tipo PAR-56 de cono concéntrico, con espejo proyector incorporado, que han demostrado su bondad en base a una mayor vida y mayor rendimiento al no dispersar el cono de luz, sino que lo concentra. Están montadas sobre una parrilla de tubo cuadrangular de acero inoxidable en numero de 24 unidades para los prismas de mayor tamaño (baterías A, B y D), y de 12 unidades para los prismas pequeños (baterías C y E), más las lámparas de apoyo.

En cuando al sistema de iluminación se refiere, las parrillas que soportan las lámparas están fijas apoyadas en los ejes de los 120 prismas, pentagonales que soportan los filtros de color. Estos prismas están movidos por el mismo sistema que ideó Carlos Buigas, y que consiste en un motor de 112 CV provisto de freno y reductora electromagnético, a fin de que el giro se pueda detener en un mínimo espacio de tiempo, y la velocidad de giro sea la requerida. Estos motores son los originales del año 29.

La luz se transmite al exterior a través de 120 claraboyas de hormigón prefabricadas, cerradas por cristales templados, de color blanco, de alta resistencia.

La característica que diferencia a la Font Mágica, de cualquier otra, es el gran volumen de agua que mueve, y que junto con el estudiado diámetro de sus impulsores proporcionan al agua la velocidad adecuada para conseguir la cadencia requerida en sus juegos.

Otra cualidad técnica que sorprende de la Fuente, es la gran diversidad de toberas que montan sus juegos de agua, que fueron estudiadas por Carlos Buigas cada una de ellas consiguiendo unas pulverizaciones tan perfectas, que semejan nubes de vapor en el aire. Asimismo la emulsión del agua, conseguida en función del diseño de las toberas, parece que incrementó el volumen en movimiento, tal es el efecto que nos produce.

La Fuente dispone de una potencia instalada de 3.000KW, mientras que la potencia instalada en todo el Eje de Maria Cristina, es de 6.000KW. Sin duda para su alimentación seria precisa una pequeña central eléctrica.

También la Fuente fue sometida a una pequeña, y provisional rehabilitación con motivo de las Olimpíadas del 92, referida principalmente a aquellos elementos y sistemas que permitiera su puesta en servicio para tal efemérides.

Así, se procedió a reparar el corazón de la Fuente, el gran calderín que contiene los cinco juegos centrales, reparando de paso los elementos averiados de estos juegos.

Se revisaron motores, prismas de iluminación y sistemas de control que mostraban serias deficiencias. En fin, la Fuente fue sometida a un repaso generalizado que contribuyó a que su funcionamiento fuera lo más correcto posible con alguna excepción, y por supuesto, con el permanente cuidado del personal a su cargo.

El espectáculo que en las Olimpíadas ofreció la Fuente fue tal, que cada noche reunía en su entorno una verdadera multitud de personas, ávidas por contemplar tanta belleza. Incluso las riadas de personas que cada noche descendía de ver las diferentes competiciones no podían sustraerse a su encanto, y se quedaban para ver siquiera el último pase de su programa.

Proyecto de reparacion general de la Font Mágica de Montjuic

Durante todo el periodo de funcionamiento y especialmente con motivo de los Juegos Olímpicos, la Fuente había dado muestras fehacientes de su estado de deterioro, con múltiples averías en grandes tubos, válvulas, prismas de iluminación, y en fin en gran parte de la infinidad de elementos de que está compuesta. Su capacidad de funcionar a pleno rendimiento se había ido perdiendo a medida que pasaban los años y cada uno de sus sistemas iban envejeciendo.

En consecuencia, se tomó la decision de parar la Fuente en espera de un proyecto de reparación general que le devolviera a esta gran obra, su capacidad máxima de funcionamiento y la seguridad y fiabilidad que una instalación de estas características debía tener.

El Ayuntamiento decidió en la primavera del año 94, llevar a cabo una serie de actuaciones que permitiera reiniciar la campaña estival de funcionamiento de la Fuente, mientras la Gerencia del Sector de Mantenimiento y Servicios encargaba a la U.0. de Aguas y Saneamiento (actualmente Dirección de Proyectos de Fuente Mágica y Fuentes), la confección de un Proyecto de Reparación General, que actuando sobre los sistemas básicos de funcionamiento (hidráulico, mecánico, de iluminación, obra civil, eléctrico y sistemas de control), pretende actualizar la Fuente en base a las nuevas técnicas y materiales, pero con la premisa ineludible de que la filosofía de Carlos Buigas en lo que se refiere a las fomas de los juegos de agua, cadencia, y sistema de iluminación, no se modifiquen, y aparezca al espectador con la misma majestuosidad, belleza y misterio que su autor le imprimió, y preservar además todos aquellos elementos cuyo valor histórico así lo aconseje.

En consecuencia, la U.0. de Aguas y Saneamiento destacó un equipo de su personal técnico municipal encargado de la redacción de dicho proyecto.

El proyecto de Reparación General de la Font Mágica de Montjuic consta de seis capítulos, que se refieren a los seis sistemas principales de funcionamiento, a saber:

Capítulo I     Gran Hidráulica (Realizado en 1995).
Capítulo II    Prismas de iluminación.
Capítulo III   Pequeña hidraulica y cristales de ocultación.
Capítulo IV   Perifécas y obra civil del vaso principal.
Capítulo V    Electricidad media y baja tensión.
Capítulo Vl   Sistemas de control.

Las obras se han realizado en dos fases entre octubre de 1996, a Junio de 1997, los capitulos ll, III y IV, y desde octubre de 1997 a Junio de 1998, los capítulos V y VI. Esta parada entre fases, se realizó para que la Fuente pudiera funcionar el verano de 1997.

El proyecto que se ha diseñado para la reparación general de la Font Mágica de Montjuic, constituyó, sin lugar a dudas el más importante intento de adecuación de los distintos sistemas de funcionamiento de este Gran Surtidor, desde la época de su construcción hasta nuestros días.

Efectivamente, las actuaciones que se propugnan, inciden sobre cada uno de estos sistemas, mejorando lo que, a través del tiempo se ha mostrado más deficitario, renovando aquello que por su envejecimiento muestra una precariedad muy importante, e incorporando otros, como el control automático desde el telecomando, de todas las fuentes que comprende el Eje de Maria Cristina.

Insistimos muy expresamente en el hecho básico de que las actuaciones que se han realizado en este proyecto, no modifican ni la fisonomía, ni la filosofía de funcionamiento de la Font Mágica de Montjuic, que ha conservado en toda su plenitud, el encanto y majestuosidad, de que fue dotada por su constructor, y que se conservan básicamente, todos y cada uno de los elementos que comportan su patrimonio artístico.

A continuación detallamos, muy esquemáticamente, las obras de mejora que se han realizado en el capítulo ll del proyecto.

Capítulo II - Prismas de iluminación

Con las obras contenidas en este Capítulo se han renovado o rehabilitado, todas y cada uno de los elementos que comprende el sistema de iluminación de la Fuente, permitiendo con ello, un mayor rendimiento lumínico, y una mayor eficacia en cuanto al conjunto motriz.

Se han sustituido los 120 prismas pentagonales de las cinco baterías por otros construidos en ángulo de acero inoxidable AISI-316.

Se han sustituido las parrillas de iluminación por otras, construidas con tubo y perfiles de acero inoxidable AISI-316.

Se han sustituido las lámparas Altrilux de 500W, de cono más ancho, que dispersaba la luz en exceso, con muchaspérdidas y corta vida de utilzación, por otras del tipo PAR-56 concéntrico, de cono estrecho y 300W de potencia con una vida media de 1000 horas de utilización. Con ello se ha ganado mucho en luminosidad, mientras se ha ahorrado en potencia consumida y en consumo de lámparas.

Se ha sustituido el cableado obsoleto por otro sujeto al “Reglamento de Baja tensión" en cuanto sección y aislamiento.

Por supuesto se han sustituido los porlalámparas tipo Goliat, por otros de bayoneta adaptados a las nuevas lámparas.

Se han sustituido los antiguos marcos de ángulo de hierro porta-filtros de colores por planchas de cristal laminado, con filtro de color a base de lámina de papel butilo. Esto ha permitido una mayor supeficie de color al no haber zonas opacas.

Se han desmontado los ejes fijos de giro de los prismas, limpiándolos de grasa y pintura y se han rehabilitado a base de engrase, ajuste, y posterior galvanizado en caliente, interior y exteriormente.

Se han revisado los platos dentados ajustando chavetas, y se han repuesto aquellos que por su excesivo desgaste no tenian rehabilitación posible.

También se han ajustado ejes de transmisión y piñones de giro del tipo sinfín, fijando los soportes de los motores para asegurar su perfecta situación y horizontalidad.

Se han desmontado y revisado la totalidad de los motores de los prismas, ajustando los frenos y los sistemas reductores, y se han cambiado los engranajes, juntas y retenes que se encontraban en mal estado.

Diremos finalmente, que el sistema de iluminación de la Fuente se ha visto mejorado muy sensiblemente, en cuanto al funcionamiento de los nuevos prismas, transmitáncia de la luz y el color al ser nuevos los cristales de las claraboyas, y capacidad de iluminación de los chorros de agua por la mayor capacidad de proyección de las nuevas lámparas. No obstante, la Fuente no ha perdido ni un ápice del misterio que su autor le imprimió con la iluminación por él creada.

La potencia de transformación instalada, (cuatro trafos de 800 KWA) ha sido menor de la contemplada en el proyecto, debido a la considerable disminución del consumo estimado en 1/3 aproximadamente, con respecto al consumo anterior, Ello ha sido posible en base al cambio de las lámparas del sistema de iluminación de 500 a 300 watios, y a la regularización en todos los elementos de consumo al estar en todo caso bajo normas, con lo cual la pérdida de corriente es, prácticamente, nula.

Como conclusión diremos que para ver el efecto que la aplicación de los nuevos elementos utilizados en la renovación de la Fuente, ha causado, es preciso verla de nuevo. Ver sus limpios colores, ver sus chorros de agua de los juegos iluminados y coloreados hasta lo más alto. El potencial de agua que surge de su infinidad de toberas debido al aprovechamiento integral de sus caudales. La intensidad de su luz al penetrar cristales totalmente transparentes a través de sus 120 claraboyas.

Creo que hoy la Fuente Mágica ha renacido despertando de su letargo de tantos años y añadiré:

“Barcelona no ha dejado morir en el olvido a su amada Fuente, y le ha devuelto la vida esparciendo sobre ella su sonrisa mediterránea"

Blanca Jiménez de Anta Losada
Ayuntamiento de Barcelona

 
Comité Español de Iluminación