Centro logístico Carrefour

Un ahorro energético superior al 40% y una situación de iluminación sustancialmente mejorada conseguidos en el centro logístico de Carrefour en Le Rheu, gracias a Superglass y al sistema de control Controluz.

Situación de partida del encargo

Carrefour opera en Le Rheu un gran centro logístico que funciona las 24 horas del día. Esta situación implica una compleja gama de requisitos relativos a la iluminación, acordados con el influyente sindicato francés: la iluminación debe ser antideslumbrante y constante, y debe tener una intensidad luminosa uniforme de 200 lux, garantizando así unas condiciones laborales óptimas para los trabajadores.

Al principio del proyecto, el sistema de iluminación en Le Rheu estaba equipado con un total de 458 lámparas de halogenuros metálicos (400 vatios). Debido al tiempo de funcionamiento prolongado de las luminarias, la intensidad luminosa había disminuido desde los 200 lux requeridos hasta unos 115 lux.

Debido a la utilización de sensores de luz natural, la iluminación podía apagarse por completo en ciertas áreas del centro logístico en cuanto se disponía de una luz natural adecuada.

El concepto de la solución

A fin de crear un concepto de iluminación individual, se empezó por analizar cuidadosamente la situación de iluminación en Le Rheu y medir las diversas intensidades luminosas en todas las áreas del centro logístico. Durante la planificación detallada subsiguiente,se puso especial énfasis en asegurar la máxima reducción de los costes de energía, proporcionando al mismo tiempo unas condiciones laborales óptimas para los empleados. Con nuestro asesoramiento, Carrefour y el sindicato acordaron la mejor solución de iluminación para ambas partes.

A fin de lograr una iluminación uniforme del edificio de 50.000 metros cuadrados, se utilizó luminarias con distintos reflectores: con reflectores circulares de haz extensivo para la iluminación de áreas abiertas, mientras que se instalaron luminarias con reflectores rectangulares entre las estanterías elevadas.

En lugar de las luminarias de 400 vatios anteriormente utilizadas, se instaló lámparas de halogenuros metálicos de 350 vatios. El sensor de luz natural anteriormente utilizado fue sustituido por un sensor compatible con el sistema.

El resultado de la nueva situación de iluminación

Se obtuvo una reducción en un 43,6 por ciento los costes energéticos de iluminación en Le Rheu. Pero eso no es todo: una tercera parte del área de almacenamiento está refrigerada. Puesto que cada luminaria transforma en calor el 95 por ciento de la energía empleada, la reducción del consumo energético tiene un efecto doblemente positivo: Carrefour ahorra también costes de electricidad en aire acondicionado.

Además, se ha incrementado también la intensidad luminosa en todo el centro logístico en aproximadamente un 75 por ciento, de modo que ahora se sitúa exactamente en 200 lux. La iluminación uniforme de las áreas abiertas y de las áreas de estanterías elevadas permite trabajar de manera eficiente y confortable, con un índice de errores reducido. Y estas ventajas se mantendrán a largo plazo: la intensidad luminosa y el color de la luz permanecerán casi constantes a lo largo de más de 20.000 horas de funcionamiento.

Mediante el software CONTROLUZ, es posible monitorizar remotamente cada luminaria en Le Rheu, así como programarlas individualmente. Además, el sensor de luz natural mide permanentemente la cantidad de luz natural disponible en las áreas de cada una de las luminarias. En función de ello se regula automáticamente la intensidad de cada luminaria, y ésta se apaga por completo si existe la suficiente luz natural. Esto significa que se utilizan incluso las más mínimas cantidades de luz natural para ahorrar energía en iluminación.

 
Comité Español de Iluminación